Sigue incontrolable el incendio en la reserva natural y las enormes columnas de humo ya se ven desde Colonia

Pese a la magnitud del siniestro aseguran que no hay riesgo para la población. Atacan las llamas varias dotaciones y un helicóptero

Desde hace cinco días el fuego tiene en jaque a una de las reservas naturales más grandes del hemisferio sur, la de Punta Lara, amenazando un patrimonio natural sin igual. A pesar de que un centenar de brigadistas combaten las llamas sin descanso, y que helicópteros con helibaldes y aviones hidrantes se sumaron a las tareas, no logran controlar el incendio que afecta desde el martes más de mil hectáreas de las 6.000 que posee el reservorio.

Las columnas de humo son tan intensas que no sólo llegaron a distintos barrios del Conurbano, sino que turistas platenses aseguraron a este diario que se perciben desde la uruguaya ciudad de Colonia.

Bomberos que participan del operativo y fuentes ensenadenses señalaron que las condiciones climáticas reavivan el fuego en una zona de difícil acceso entre Berazategui y Ensenada.

La zona afectada se caracteriza por pertenecer a un área de altos pajonales y bañados; “no es el sector más rico en biodiversidad de la reserva”, señalaron funcionarios provinciales.

“Se encuentran trabajando Bomberos Voluntarios de Ensenada, Berisso, Villa Elisa y de la Provincia, junto a guardaparques”, quienes desde la mañana de ayer intentan “combatir los focos ígneos que se reavivaron en las últimas horas”, dijo el coordinador de Seguridad de Ensenada, Martín Slobodian.

El funcionario indicó que la zona con bañados y pajonales “hace difícil el ingreso del personal” aunque “con maquinaria del Municipio se hicieron cortafuegos para intentar limitar el avance de las llamas”.

Durante la jornada del viernes contaron con la colaboración de un helicóptero y un avión hidrante, en tanto que ayer a la mañana, “debido al calor y la sequía, el fuego volvió a reavivarse y rodeó a los bomberos, quienes debieron abandonar una autobomba” que había quedado encajada en los terrenos.

 

 

Fuente: El Dia