River le ganó a Racing por la solidez de Franco Armani y sigue de racha

Cuando en Avellaneda empezaba a oler a empate, River dio el golpe. Santos Borré, quien había ingresado quince minutos antes por Lucas Pratto, transformó un error de Juan Musso en un gol que valió un triunfo. En el medio estuvo la habilitación del tucumano Exequiel Palacios, el juvenil que reemplazó a Juan Quintero. Una jugada que nació desde el banco y esa falla le alcanzaron al equipo de Marcelo Gallardo para llevarse un triunfo enorme del Cilindro por 2 a 0.

La victoria se gestó en el banco pero fue un partido que se definió en los arcos. Franco Armani mostró su inmensidad en tres ocasiones para impedir que Racing se pusiera en ventaja cuando el marcador todavía estaba 0 a 0. Musso venía dando garantías, pero su equivocación en un saque largo con las manos fue decisiva. Armani ya había sido el verdugo de Coudet cuando el N°1 atajaba en Atlético Nacional de Medellín y el Chacho dirigía a Central. Aquella noche en Rosario fue con una triple tapada memorable. “Ahora que viene a River vuelven a pasar esa atajada por todos lados y todavía me quiero morir”, bromeó el Chacho el último verano.

 

Fuente: La Nacion