Restos de ketamina y clonazepam fueron hallados en el cadáver del fiscal Alberto Nisman

Durante una pericia toxicológica que está llevando a cabo la Gendarmería Nacional fueron hallados restos de ketamina y clonazepam en el cadáver del fiscal Alberto Nisman  y se espera que el informe sea entregado a la Justicia en las próximas semanas.

A dos años y medio de la muerte del extitular de la Unidad Especial AMIA, la causa judicial se encuentra en manos del juez federal Julián Ercolini y del fiscal Eduardo Taiano.

Sin embargo, las pericias toxicológicas habían sido ordenadas por la magistrada Fabiana Palmaghini, cuando la investigación estaba en la órbita del fuero ordinario.

De acuerdo al diario Clarín, el análisis hecho por la Gendarmería arrojó la presencia de clonazepam y ketamina en el cuerpo de Nisman, quien falleció el 18 de enero de 2015 en dudosas circunstancias en su departamento de las torres Le Parc del barrio porteño de Puerto Madero.

La primera de esas sustancias es un medicamento de uso muy frecuente que se comúnmente utilizado como ansiolítico para inducir el sueño, mientras que la segunda es un anestésico para animales, aunque también suele usarse con fines recreativos por sus efectos pseudo alucinógenos.