¿Por qué se celebra el Día Nacional del Mate?

La costumbre ya es tan común que pocas veces nos detenemos a observar algunos detalles, como los beneficios que implica para la salud tanto física como mental.

En Argentina se toma en promedio unos cien litros de mate cada año; se trata de una de las infusiones más populares y más queridas del país y por eso necesitaba tener un día para celebrarlo. Fue así que hace algunos años se estableció el 30 de noviembre como el “Día Nacional del Mate”, en conmemoración del nacimiento de Andrés Guacarí y Artigas.

La fecha se oficializó en el año 2013 a través de la publicación en el Boletín Oficial de la ley que busca promover el reconocimiento de la infusión más popular del país.

La elección del día es en conmemoración del nacimiento de Andrés Guacarí y Artigas, ex comandante general de la provincia nororiental de Misiones que fomentó la producción y distribución de la yerba mate. También era conocido como Andresito, de familia guaraní, fue el único gobernador de origen indígena en la historia argentina.

El mate y su consumo están fuertemente arraigados a las más tradicionales costumbres nacionales y por ende, la historia y la cultura de la nación se ven respetuosamente reflejadas.

Como bebida, está intrínsecamente relacionada a la historia popular. El mate fue partícipe de las grandes gestas emancipadoras que se sucedieron en el siglo XIX y ha acompañado a los ejércitos patriotas como una herramienta muy importante durante las guerras.

Utilizado ampliamente por los soldados, su consumo servía para mantener el organismo saludable y alta la moral y en ocasiones dada la dificultad para conseguir alimentos, servía como ingesta para fortalecer el funcionamiento del organismo.

Más que una bebida

Tomar mate implica mucho más que beber una infusión. Tomar mate es un gesto de amistad, de cordialidad; un sinónimo de encuentro que trasciende edades y estratos sociales.

Además, gracias a sus reconocidas propiedades antioxidantes y energizantes, tomar mate también implica incorporar al cuerpo una serie de beneficios para nuestra salud.

Los orígenes del mate se remontan a la cultura de la etnia guaraní. Las hojas de la planta de yerba mate (Ilex paraguariensis) eran utilizadas por los aborígenes como bebida, y eran objeto de culto y ritual, y moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos prehispánicos: los incas, los charrúas y aún los araucanos a través de los pampas, recibían yerba elaborada de manos de los guaraníes.