Por la muerte de Nisman citan a indagatoria a Lagomarsino que deberá usar una tobillera electrónica

El juez Ercolni citó a Lagomarsino para el próximo 14 de noviembre -a casi dos años y diez meses de la muerte de Nisman- en tanto que los cuatro ex custodios del entonces fiscal serán indagados el 20 y 21 de este mes, al hacer lugar a un pedido del fiscal Eduardo Taiano, informaron fuentes judiciales.

El juez federal Julián Ercolini citó hoy a declaración indagatoria para el próximo martes al técnico informático Diego Lagomarsino, como presunto partícipe de un “plan criminal” contra Alberto Nisman, al dar por probado que el investigador del atentado a la Amia fue “víctima de un homicidio”.

El técnico informáticodeberá utilizar una tobillera electrónica con GPS e informar si planea desplazarse más de 100 kilómetros, según informaron fuentes judiciales.

Ercolini citó a Lagomarsino para el próximo 14 de noviembre -a casi dos años y diez meses de la muerte de Nisman- en tanto que los cuatro ex custodios del entonces fiscal serán indagados el 20 y 21 de este mes, al hacer lugar a un pedido del fiscal Eduardo Taiano, informaron fuentes judiciales.

En ese marco, esta mañana la defensa de Lagomarsino, hasta el momento único imputado en el expediente por ser quien le entregó el arma de la que salió el disparo que le causó la muerte a Nisman, pidió la eximición de prisión, punto sobre el que mañana se expedirá Ercolini, según adelantaron fuentes tribunalicias.

“Natalio Alberto Nisman fue víctima de un homicidio” y a Diego Lagomarsino “se le imputa el haber prestado una colaboración necesaria” para el “plan criminal” porque aportó el arma con que se cometió el crimen el 18 de enero de 2015, había argumentado el fiscal Taiano en el dictamen de 1.087 hojas que le entregó a primera hora al juez Ercolini.

El magistrado impuso primero el secreto de sumario en la investigación y, pasado el mediodía, ordenó las indagatorias.

Taiano en su dictamen no pidió la detención de quien fue empleado de Nisman pero sí sugirió al juez adoptar medidas que considere necesarias para asegurar su comparecencia y el no entorpecimiento de la pesquisa, y sostuvo que Lagomarsino actuó “a sabiendas” de lo que iba a suceder con el fiscal.

Hasta ahora pesa sobre el técnico informático una prohibición de salida del país desde el 23 de enero de 2015, impuesta por Viviana Fein, por entonces fiscal del caso, poco después del hallazgo el cadáver de Nisman con un balazo en la cabeza en el baño de su departamento del barrio de Puerto Madero.

El fiscal sostuvo que Lagomarsino no cometió el homicidio, pero proveyó lo que se definió como “arma amiga” que fue usada para un “montaje de suicidio” del fiscal Nisman.

“Este accionar fue posible debido a la relación de confianza” que el imputado tenía con Nisman, por lo cual entró al edificio de las Torres Le Parc en Puerto Madero el sábado 17 de enero de 2015, a la noche, sobrepasando a su custodia, remarcó.

Fue en ese encuentro en el que le dio un arma de fuego Bersa, calibre 22, que no contaba con autorización legal porque estaba vencida desde el 1 de abril de 2007.

Esa fue el arma con que “dos victimarios” lo asesinaron en el interior del baño de su departamento, según concluyó la pericia de Gendarmería.

Para Taiano, en el “asesinato” de Nisman “se desprende con claridad la participación activa de terceras personas en el lugar en el que ocurrió el hecho”.

“Las circunstancias que rodearon la muerte de la víctima, impiden siquiera considerar la posibilidad de un suicidio”, dictaminó el fiscal, al afirmar “en forma concluyente” que “Natalio Alberto Nisman fue víctima de un homicidio” con “participación activa de terceras personas en el hecho”.

Además, remarcó que el homicidio, según la pericia, se debería haber producido a las 2.46 horas del domingo 18 de enero de 2015.

El fiscal reclamó además la citación a declaración indagatoria de los cuatro custodios que tenía asignados Nisman por “incumplimiento de deberes de funcionario público”.

Se trata de Rubén Benítez, Néstor Durán, Luis Miño y Armando Niz, a quienes acusó de “no proteger a su custodiado en forma debida”.

La medida fue ordenada por el juez que los convocó para el 20 y 21 de noviembre.

“Dicho incumplimiento ayudó a la perpetración del ilícito, por cuanto posibilitó el ingreso del arma homicida al domicilio del custodiado, franqueó el acceso de los ejecutores del hecho, permitió que éstos lleven adelante su accionar sin riesgo de ser descubiertos, determinó su salida impune del lugar e impidió tomar conocimiento del hecho en forma inminente a su producción”, sostuvo la fiscalía.

Para pedir las indagatorias, el fiscal tuvo en cuenta el peritaje interdisciplinario de Gendarmería Nacional, al que dio validez.

El representante del Ministerio Público Fiscal en este expediente tiene delegada la investigación de la muerte de Nisman por decisión de Ercolini, desde que la causa penal pasó del fuero criminal ordinario al federal.

Una pericia de la junta interdisciplinaria de Gendarmería Nacional concluyó que Nisman fue asesinado por dos personas en el baño de su departamento, mientras que la defensa de Lagomarsino sostiene que se suicidó.

Nisman murió días después de denunciar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al ex canciller Héctor Timerman, a otros ex funcionarios de su gobierno, al entonces líder de Quebracho Fernando Esteche y al piquetero Luis D Elia, entre otros, por el supuesto encubrimiento agravado de cinco iraníes prófugos acusados por el atentado terrorista del 18 de julio de 1994 contra la Amia, que causó 85 muertos y centenares de heridos.

Tanto la ex presidenta como los demás acusados ya fueron indagados en la causa que lleva la denuncia de Nisman, a cargo del juez federal Claudio Bonadio, quien debe definir sus situaciones procesales.