Las llegadas de migrantes a España se duplican mientras que en Italia caen un 80%

8.309 personas han alcanzado las costas españolas este año

Más allá de la próxima llegada a Valencia del barco Aquarius, con 629 migrantes a bordo, España ya estaba viviendo este año un repunte excepcional de llegadas por vía marítima. Hasta el 6 de junio, alcanzaron las costas españolas 8.309 personas, el doble que en 2017 a estas alturas del año, cuatro veces más que hace dos años, más de seis veces más que hace tres años. En verano, con el buen tiempo, aumentará inevitablemente el número de personas que partirán desde África.

En Italia, al contrario que en España, el número de llegadas de migrantes a sus costas a través del Mediterráneo ha disminuido casi un 80% durante 2018, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) actualizados a 6 de junio. En cifras totales, sin embargo, sigue siendo superior. En lo que va de año, Italia ha recibido por vía marítima a 13.808 migrantes, una cifra sensiblemente inferior a las 61.201 llegadas entre el 1 de enero y el 6 de junio de 2017, pero aún así muy por encima de las cifras de España.

En España, no obstante, ya han alcanzado la costa en lo que va de año más personas que en todo 2016 o en todo 2015. Las cifras aumentarán con la llegada del buen tiempo. Al número de migrantes que llegan por las costa Mediterránea habría que sumar las 2.200 personas que han saltado las vallas de Ceuta y Melilla, según cifras de mayo del Ministerio del Interior.

Las causas del descenso de la presión migratoria sobre Italia están en el contrato que firmaron Libia e Italia para controlar la salida de emigrantes desde suelo libio, informa Ángel Gómez Fuentes. El nuevo Ejecutivo italiano tendrá que renovar ese acuerdo para evitar que vuelva la presión migratoria desde Libia. El debate de los migrantes y refugiados ha sido determinante en el resultado de las elecciones italianas, de las que ha salido una coalición de euroescépticos nacionalistas y populistas.

Más muertes

La ruta del Mediterráneo Occidental, que lleva a España, se ha vuelto más peligrosa. El año pasado, de cada mil migrantes que partían de las costas africanas murieron 14. Este año, es el doble, 28 por cada mil, según los cálculos de ABC a partir de las cifras de la OIM; 240 personas en total. La ruta del Mediterráneo Central, que lleva a Italia, es más mortífera todavía. El año pasado, de cada mil personas que subieron a embarcaciones desde África murieron 27. Este año ha subido la tasa, hasta 35 muertos por cada mil migrantes; 500 personas en total.

 

Fuente: ABC.es