La nueva vida de la familia de Alfredo Yabrán a 21 años del crimen de José Luis Cabezas

Los herederos tienen casas y empresas en Uruguay. Qué pasó con los ocho condenados por el asesinato del fotógrafo.

Nuevo país, nueva vida. Esa fue la decisión que tomaron la viuda y los tres hijos de Alfredo Yabrán para dejar atrás la historia negra del empresario en la Argentina.

A José Luis Cabezas lo mataron el 25 de enero de 1997. La razón: haber fotografiado a Yabrán. El empresario, desconocido hasta que se conoció su imagen, terminó acorralado por la Justicia cuando era investigado por el asesinato del reportero gráfico. Se suicidó el 20 de mayo de 1998. Su familia, entonces, se autoexilió en Uruguay.

Poco y nada se supo en los últimos veinte años de los Yabrán. Hasta ahora. Telenoche reveló la nueva vida de los “herederos malditos” en Uruguay. También de los condenados por el crimen de Cabezas.

María Cristina Pérez, viuda de Yabrán, se mudó a Uruguay. Disfruta de los millones de dólares heredados del empresario polirrubro. Se mueve entre Montevideo y Punta del Este.

Mientras tanto, Mariano Yabrán, uno de los hijos del empresario, creó Greenpol para dedicarse al desarrollo inmobiliario en el país vecino. Una vez apareció en la televisión argentina para donar 95 mil pesos a una ONG.

En cambio, Pablo Yabrán, cambió los horarios de oficina para disfrutar de sus dos pasiones: mezclar música como DJ y pilotear aviones.

De hecho, una de las pocas empresas que los Yabrán aún conservan en la Argentina es la que brinda el servicio de taxis aéreos.

La única de la familia que algunas veces vuelve a la Argentina es Melina Yabrán porque tiene familia en Nordelta.

Los ocho condenados por el crimen están muertos o libres. El último en recuperar la libertad en septiembre del año pasado fue el expolicía de Pinamar, Aníbal Luna, sentenciado a cadena perpetua.

Gladys, la hermana de José Luis, lamentó cruzarse en la calle con Gustavo Prellezo. El hombre que mató de dos disparos al fotógrafo de Noticias fue beneficiado con libertad condicional por la Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores. Gladys, en una entrevista para La Nación, no pudo definir mejor lo que la banda de “Los Horneros” hicieron el 25 de enero de 1997: “Por efecto dominó, los asesinos de José Luis mataron a toda una familia. Mis hijos se criaron con los expedientes sobre la mesa”.

Fuente: TN