El Mundial de la cordialidad

Rusia 2018 entregó goles, curiosidades, jugadas para el recuerdo y la sensación de vacío tras las tempranas partidas de Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar. Pero también dejó como conclusión varios datos positivos: tranquilidad y clima de fiesta en los estadios y en las sedes, respeto entre los protagonistas, la utilización de la tecnología como ayuda para los árbitros y, salvo inevitables excepciones, el buen comportamiento de los hinchas argentinos. El repaso puede ser amplio. Bastante más amplio en una Copa del Mundo que ya entró en la última semana.

 

Fuente: La Nacion