Detuvieron al ex vicepresidente Amado Boudou

También quedó detenido Núñez Carmona. Es por una orden del juez Lijo en la causa por enriquecimiento ilícito.

El ex vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, fue detenido hoy como supuesto jefe de una asociación ilicita y por tres hechos de lavado de activos en la causa en su contra por enriquecimiento ilícito, por orden del juez federal Ariel Lijo, quien le tomará declaración indagatoria una vez que arribe a los tribunales del barrio porteño de Retiro.

Boudou fue detenido al igual que su socio y supuesto testaferro José María Nuñez Carmona mientras que el magistrado citó a declaración indagatoria sin ordenar apresar a la ex novia del ex compañero de fórmula de Cristina Kirchner, Agustina Kampfer, y a otros dos acusados, Alejandro Vandenbroele y Juan Carlos López, según la resolución.

Para Lijo, la detención de ambos “resulta imprescindible” ante los riesgos procesales que se enfrentan en la investigación a la hora de recuperar los activos que se pruebe fueron adquiridos mediante dinero imposible de justificar, según la resolución.

A Nuñez Carmona se lo acusó de “organizador” de la asociación ilictita y un hecho de lavado de activos mientras que a Kampfer le imputó un hecho de lavado de activos.

El ex Vicepresidente fue apresado por efectivos de Prefectura Naval en su departamento del barrio de Puerto Madero, de ahí será trasladado a una sede de Prefectura y posteriormente a Comodoro Py 2002, donde Lijo lo indagará en la causa por enriquecimiento ilicito al igual que a Nuñez Carmona, informaron a Télam fuentes judiciales.

En su resolución, LIjo aludió a una asociación ilícita que “desarrolló sus designios criminales, por lo menos, desde principios de agosto de 2009, momento en que Amado Boudou asumió como Ministerio de Economía y Finanzas de la Nación, hasta el mes de diciembre de 2015, cuando finalizó su mandato como Vicepresidente de la Nación”.

“Cabe destacar que Amado Boudou ejerció el cargo de Ministro de Economía y Finanzas Públicas de la Nación y posteriormente el de Vicepresidente de la Nación, lo que lo ubicó en las más altas esferas de influencia del poder estatal durante un extenso período. Esta influencia puede ser extendida a José María Núñez Carmona, a quien el Fiscal señaló como quien revestía el carácter de persona interpuesta de Boudou. De igual modo se ha acreditado el estrecho vínculo entre ambos”, afirmó el magistrado en la orden de detención.

Lijo también dispuso comenzar los pasos judiciales para garantizar el recupero de bienes y dinero que según la Justicia fueron obtenidos de manera ilícita.

“Quiero dejar en claro que no sólo se ha evaluado en el plano hipotético la adopción de otras medidas cautelares -concluyendo que su aplicación resulta insuficiente a los fines del proceso- sino además, que las que ya fueron adoptadas demostraron esta insuficiencia para garantizar el recupero de activos”, agregó.

Para el magistrado, la complejidad de la investigación en la que el 10 de octubre pasado se recibió una pericia contable que duró dos años y en la que el fiscal del caso Jorge Di Lello hizo un requerimiento parcial de justificación de bienes es un “derrotero” que “permite a los investigados continuar realizando operaciones que facilitarían la constante alteración y ocultamiento de su situación patrimonial, intencionalmente confusa”.

Sobre Núñez Carmona, el juez remarcó que “posee cuentas en el exterior a su nombre, que registran inyección de fondos de por lo menos una sociedad panameña a través de una cuenta en la República Oriental del Uruguay por intermedio de un corresponsal alemán y de los cuales se ha tomado conocimiento recientemente”. 

“Ello evidencia la imposibilidad real de controlar el flujo de activos por los cuales se los está investigando”, afirmó el magistrado en su resolución.

Además, les endilgó a Amado Boudou y José María Núñez Carmona haber “puesto en circulación en el mercado legal la suma no declarada y de origen ilícito de cuatro millones doscientos treinta y ocho mil novecientos pesos ($ 4.238.900) y setecientos noventa y cinco mil dólares (U$S 795.000) a través del procedimiento de blanqueo estipulado por la ley N° 26.476, a los fines de disimular la fuente real de los fondos, y posteriormente ingresarla, entre otros, al grupo societario que compartían”.