Con dos goles en contra y otros dos propios, Barcelona hizo una gran diferencia ante Roma en el juego de ida

Los jugadores de Roma anotaron tres veces en el Camp Nou, pero el equipo que goleó por 4-1 en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League fue Barcelona, el local.

Dos tantos en contra, de Daniele De Rossi y Konstantinos Manolas, precedieron a los que marcaron Gerard Piqué y Luis Suárez para los catalanes. Edin Dzeko había descontado transitoriamente.

Con Lionel Messi entre los titulares, Barcelona prolongó su serie sin perder como local en una competición europea. La última vez que cayó fue en 2013 y desde entonces acumula 24 triunfos y dos empates, con 81 tantos convertidos y apenas 13 sufridos.

Los catalanes, además de ir con paso firme en la Liga (líder con 11 puntos de ventaja sobre el Atlético), no conocen la derrota en la Champions League esta temporada (6 victorias y 3 empates). Y están jugando los cuartos de final del torneo por undécima temporada consecutiva, lo que es un récord. En cambio, la Roma, donde Federico Fazio y Diego Perotti estuvieron desde el inicio, lo hace por primera vez en la última década.